7.2 28 votos
127 Hours

película • EEUU y Reino Unido ()

Durante una excursión en Utah, el escalador Aron Ralston sufre una caída y su brazo queda atrapado bajo una roca. Luego de varios días aislado e inmovilizado, deberá recurrir a medidas desesperadas para sobrevivir. Ver detalles

Descripción
Durante una excursión en Utah, el escalador Aron Ralston sufre una caída y su brazo queda atrapado bajo una roca. Luego de varios días aislado e inmovilizado, deberá recurrir a medidas desesperadas para sobrevivir. (Por Leo)
Aliases

127 horas

Fechas
Estreno: 5 de noviembre de 2010
Géneros
Dirigida por
Escrita por
Reparto

Obtener un widget con la información de esta película Reportar un problema con esta información

Durante una excursión en Utah, el escalador Aron Ralston sufre una caída y su brazo queda atrapado bajo una roca. Luego de varios días aislado e inmovilizado, deberá recurrir a medidas desesperadas para sobrevivir.

Ingresa a tu cuenta para agregar una descripción

127 horas

Ingresa a tu cuenta para agregar un alias

Detalle de votos (Distribución de puntajes sobre un total de 28 votos)

Puntaje
101 voto (4%)
92 votos (7%)
812 votos (43%)
78 votos (29%)
62 votos (7%)
51 voto (4%)
4Sin votos
31 voto (4%)
21 voto (4%)
1Sin votos

Audiencias por edad (Distribución de votantes según su década de nacimiento)

Década
1930sSin usuarios
1940sSin usuarios
1950sSin usuarios
1960sSin usuarios
1970s1 usuario (4%)
1980s16 usuarios (59%)
1990s10 usuarios (37%)
2000sSin usuarios

Galería

Comentarios Comentar esta película

La película cuenta la historia de Aron Ralston, un aventurero joven que disfrutaba habitualmente del parque nacional del Gran Cañón de Colorado (Estados Unidos). Grietas, cuevas, zanjas eran su ambiente favorito, su forma de vida. Tristemente, Aron tuvo en 2003 un accidente (el enlace contiene información de como acabó la historia, así que quizá prefieras verlo tras ver la película) en el que se basa esta película.

Cae por una grieta y su brazo derecho queda atrapado. Ahora Aron tendrá que afrontar la difícil situación en la que se encuentra. Nadie sabe donde está, nadie espera verle en unos días y por ello nadie le está buscando. Para colmo de males, se está quedando sin comida y sin bebida.

Lo primero que quiero comentar de la película es su hábil inicio. Unos créditos de inicio algo llamativos y presentación del personaje. Tres palabras definen a Aron en la película: aventurero, simpático y despreocupado. Lo primero que quiere hacer el director es que nos sintamos identificados con Aron, que nos pongamos de su parte. Por ello, vemos a un chico divertido, simpático, amable… el clásico chaval con el que es difícil no llevarse bien. Una vez que estamos de su lado, comienzan los problemas para Aron y la angustia para nosotros.

Este tipo de película deja caer todo el peso sobre su protagonista, James Franco, que está realmente espléndido. Vemos como el ánimo de Aron cambia constantemente a lo largo de la película: feliz, incrédulo, preocupado, triste, sentimiento de culpabilidad (hacia su madre especialmente), furioso consigo mismo, impotente y sobre todo, a destacar, desesperado. Es sin duda un elenco de situaciones representadas con pasajes de la vida de Aron, alucinaciones y premoniciones que sin duda requieren de un abanico de habilidades por parte del actor.

Otro aspecto bastante curioso de la cinta es que no está obsesionada con agobiarte durante todo el metraje. Hay momentos de relax (los mismos que pudo tener Aron) donde parece que ‘ya da igual’ lo que acabe ocurriendo, tomando en ocasiones tintes cómicos.

Sin duda, es una película pensada en los Oscar, tanto por su temática (drama de superación) como por la fecha en que se estrena. Siendo una buena película, Danny Boyle queda en buen lugar, James Franco, realiza sin duda uno de los mejores papeles de su vida pero ciertamente dudo que 127 horas pueda competir a estos premios Oscar.

De todos modos, es una alegría para los cinéfilos ver una cinta de este estilo, simpática, atrevida, con un gran final y una buena moraleja.

Lo mejor: La gran actuación de James Franco.

Lo peor: Al verla se tiene la sensación de ver un producto ideado para los Oscar. De su nominación dependerá su recaudación en taquilla.

metropolidelcine.es

Danny Boyle se ha caracterizado por contar muy bien las historias a las que recurre para realizar sus películas, no importando lo sencillas o complejas que estas sean y para ello hace uso de los movimientos frenéticos de la cámara, una edición ágil y una música perfecta. En esta ocasión el director opto por contar la historia con un final ya determinado, Aron debe cortarse el brazo para poder sobrevivir, hecho el cual no demerita ni arruina la trama, al contrario Boyle usa ese recurso para mostrarnos como un ser humano estando al limite de la cordura y de la vida puede tomar decisiones radicales para preservar el bien absoluto: la vida misma; y lo hace sin caer en chantajes moralista ni en dramas dignos de telenovelas. Lo hace, tomándose licencias creativas con respecto al verdadero Aron Ralston, desde el punto de vista de los recuerdos y las premoniciones que tiene el protagonista para formarse una idea clara y concisa de cual será su futuro de ahora en adelante. La decisión que toma no es nada sutil ni sencilla pero al final de cuentas es la única que tiene. Ese es uno de los tantos aciertos del cineasta que logra con esta película pues hace participe, e incluso pareciera por momentos que el espectador mismo es parte integral de las vivencias y acciones del protagonista, y lanza la pregunta ¿Qué haríamos nosotros mismos bajo esa circunstancias?

Otros logros que tiene esta cinta son la edición de Jon Harris, las escenas se van desarrollando con agilidad y vitalidad de tal manera que jamás nos induce a la claustrofobia, si bien el personaje está preso de la situación, su mente es libre y esto es transmitido de tal manera que a la larga es lo que en realidad lo libera. La música es de A.R. Rahman, es un buen elemento en la cinta, coloreando las atmósferas de júbilo, desesperación y libertad. La fotografía corre a cargo de de Enrique Chediak y Anthony Dod Mantle por momentos paisajista, en otros compleja como mostrar el agua fluye desde una simple manguera e incluso vista desde una sencilla cámara de video y fotografía.

Pero que seria de una historia sin su protagonista, en este caso James Franco quien carga con todo el peso de la película, prácticamente está frente a cámara todo el tiempo, pasando por la furia, la desesperanza, las ganas de salir delante, riendo, bromeando, imaginando cada momento anterior y posterior a su accidente. Con ello franco se mete de lleno al salón de las Grandes Actuaciones, tal vez no sea la mejor pero sin duda es digna de verse; esperemos que su carrera termine de despuntar.

Al final de cuentas 127 Horas es una buena película digna de verse y analizarse, el inconveniente seria que las imágenes y temática tienen un matiz que no a cualquiera puede gustar, sobre todo cuando el protagonista toma la decisión de escapar de ahí pese a su integridad física.

Atributos Votar atributos

Optimista 1 Pesimista
Simple -1 Compleja
Alegre 1 Triste
Superficial 1 Profunda
Serena 1 Perturbadora
Lenta -1 Rápida
Innovadora 1 Tradicional
Fantasiosa 1 Realista
Emocional -1 Racional
Pacífica -1 Violenta

Ingresa con tu usuario y contraseña: